Acceso directo al contenido Acceso directo al menu
Volver a Notícias

ESTILOS DE VIDA CONTEMPORANEOS. FASCINACION POR LA NATURALEZA Y LA LUZ COMO MATERIA.

Las baldosas de TICSA son naturaleza (tierra, aire, agua y fuego) son higroscópicas, de bajo impacto ecológico y almacenan el calor. Son arquitectura sostenible.

La construcción ecológica busca la mejor relación de proximidad y convivencia entre el hombre y la naturaleza. El ser vivo emana energía en constante movimiento y los objetos que nos rodean tienen un campo energético. Cuando vibramos en la misma frecuencia el hombre y los objetos que nos rodean, disfrutamos de una mayor armonía, salud y bienestar. Las baldosas de TICSA son materiales HIGROSCOPICOS que facilitan los intercambios de humedad entre la vivienda y la atmósfera. Para que el hombre viva enraizado con la proximidad de la naturaleza, la vivienda debe respirar (muchos materiales lo impiden). La ecoarquitectura premia a los materiales de bajo contenido energético o sea de BAJO IMPACTO ECOLOGICO (como el barro cocido) y no los de alto contenido energético. Las paredes de ladrillo de barro cocido, con gran masa térmica, envuelven el edificio y tienen la capacidad de conservar la temperatura cálida del día durante la noche, actuando como un SISTEMA NATURAL DE ALMACENAMIENTO DE CALOR, y son parte esencial de la arquitectura sostenible. Las baldosas de TICSA se convierten en una superficie ideal para los sistemas de calefacción por suelo radiante, ya que son un buen conductor térmico. Las baldosas de TICSA son para la construcción sostenible y saludable.